Categorías
RRRR

Descarga

Cada visitante frecuente del gimnasio lo conoce: el hombre ruidoso. Jadeando, gimiendo, gritando mientras hace sus ejercicios. Quizás, en otro contexto, con tantas repeticiones, las mujeres le perdonarían el ruido con gusto. Pero en el gym sólo esperan con impaciencia que acabe y ya no pueda.