Categorías
RRRR

Parque nocturno

En el parque nocturno
un hombre me pide dinero
para una más.
Se lo doy porque está evidente
qué necesita una más
para aliviar su carga.

En el parque nocturno
camino sin saber
por qué sigo.
Me dejo seguir porque mi cabeza
necesita que mis piernas
compartan su locura.

En el parque nocturno
la lluvia me moja
sin parar.
No me molesta la lluvia porque disfruto
la gota que recorre mi espalda
y me recuerda a ti.

Categorías
RRRR

Sendero estrecho

Deambulamos por una tierra
tan nueva y antigua,
tan familiar y desconocida,
sin gobierno ni leyes.
Nada está permitido, o todo.
Todo está prohibido, o nada
en esta conversación que
no nos permitimos tener, o sí.

Cada paso puede resultar fatal,
donde cada palabra puede
provocar una avalancha
de emociones contenidas,
donde cada palabra
puede ser la última.
En la tierra de nadie
quizás me pierdo,
quizás te encuentro.

Categorías
RRRR

Curva clave

Resulta que una de mis partes favoritas de tu cuerpo no tiene nombre. 
De eso me di cuenta cuando traté de describir la pequeña hendidura que sientes cuando pones el dedo en la punta de la nariz y lo pasas por la parte inferior. 
Es la más modesta de tus curvas, pero sforma alude a la sensualidad de las otras. La sencillez sofisticada del diseño apunta a una mujer elegante y a la vez deportiva. Es un adorno que todos pueden ver, pero sólo los que te miren con suficiente atención notarán que refleja la mujer que eres.

Categorías
RRRR

Sueños chateados

A veces recibo mensajes de chat en mis sueños. Si no me gustan, trato de pensar en otra cosa una vez que me despiertoDespués de un ratito, la mente suficientemente clara para saber que el sueño fue un sueño, chequeo mi celular para estar seguro. 
Algunos mensajes soñados me gustan mucho, como el tuyo de hoy. Ya sabes cuál, lo enviaste tú misma, aunque no sé si tú también lo soñaste. Cuando sueño con un mensaje como ese, la primera cosa que hago al despertarme es tomar mi celular para volver a leerlo. 

Categorías
RRRR

Plaza Foch

No elegimos nuestros lugares favoritos. Ellos nos eligen a nosotros. Nos dan razones para recordarlos, para quererlos y para volver a ellos. 
La Plaza Foch me ha elegido a mí. 
La Plaza Foch no es una plaza bonita. No hay edificios históricos ni catedral ni palacio ni estatua memorable. 
En la mañana silenciosa y pálida la plaza se despierta tarde y sucia y sin querer.  
Al mediodía ya se sienten los pasos, todavía lejanos, pero innegables, de algo fuerte, acercándose paulatinamente. Como un dragón que, en la tarde, llenará la atmósfera de su aliento embriagador, suscitando anhelos indefinidos.  
En la noche la plaza se pone feliz, observando la vida plena con una sonrisa seductora, llevando su maquillaje de luces. 
En la madrugada es un mar contaminado, cubierto de una niebla de lujuria alcohólica y emociones inflamables. Es el mar en que desembocan los ríos drogados de gente buscando sus alucinaciones gratificantes. El coro de sus voces atonales va ganando volumen hasta que todos hablen y nadie escuche. 
 
En medio del movimiento y la volatilidad y el ruido de la plaza, una mujer y un hombre toman un café, mirándose sin hablar, diciéndose todo. 

Categorías
RRRR

El tiempo

El tiempo es el opio
que promete quitarte
lo que sientes
si sólo te tomas más.

Categorías
RRRR

Quito

donde me pierdo donde me encuentro 
donde me escondo donde me expongo 
donde lo niego donde confieso 
donde ahogo donde respiro 
 
donde demoro donde cruzo 
donde tropiezo donde vuelo 
donde fallo donde toco 
donde paro donde sigo 
 
donde vago donde descubro
donde olvido donde recuerdo 
donde ignoro donde aprendo 
donde borro donde escribo 
 
donde me apago donde me enciendo 
donde me hiero donde me sano 
donde perezco donde me salvo 
donde me muero donde renazco 
 

Categorías
RRRR

Fuera de horas

Una llanura o quizás el mar
o un manto de nubes
y no hay nadie.

Creo que soñé
con mi propia muerte
y creo que me desperté.

Categorías
RRRR

Fugaz

Quiero vivir en un hotel
donde todo es pasajero y nada permanece
y todo lo que poseo cabe en mi maleta.
Habitación con cortinas de color discreto
desayuno en el primer piso
papel higiénico con la punta doblada
sonrisa profesional de la recepcionista
pintura abstracta sin nombre de artista,
las certezas que completan mi hogar
donde todo vuela y nada aterriza.

 

 

 

 

Categorías
RRRR

Murmullo del mar

Cuando la lupa de mi mente
canaliza tanta luz
hacia mis preocupaciones
que se quema mi cerebro,
me voy a la playa.
Mientras me golpea el viento
y me azotan los granos de arena
se lo confieso todo al mar.

El mar no me escucha.
El mar no me contesta.
Al mar no le importa
ninguna queja mía,
ninguna culpa, ningún pecado.

El mar ignora la tiranía moral
que es el faro del viaje humano.
Al mar le basta la única ley eterna,
la de las mareas.
No hay mejor consolación
que su indiferencia perfecta.